sábado, 11 de enero de 2014

En un segundo...


Un segundo........Te has preguntado alguna vez ¿lo importante que puede llegar a ser un segundo?
Un segundo puede ser la diferencia entre nuestra felicidad o nuestra desgracia.


En un simple segundo nuestra vida puede detenerse, marcarse, romperse.......

-Señora, siento decirle que su hij@ ha fallecido (un segundo)

-Una llamada telefónica: Su madre ha tenido un grave accidente (un segundo)

-Sus análisis nos indica que tiene un ...... (un segundo)

-Vamos a proceder con el embargo de su casa (un segundo)

Vivimos miles de segundos al día, 86400 segundos para ser exactos, pero basta solo uno para cambiarnos la vida totalmente.

¿Eres consiente de eso? Si lo eres, no dudes en decirle un te quiero a ese ser querido, en darle un beso siempre que tengas la ocasión, un abrazo, una sonrisa, una palabra de ánimo.......
En aprovechar todo momento para estar con ellos, en disfrutar de su compañía, de su olor, de su sonrisa, de sus manías...cosas que ahora mismo damos por sentadas y creemos que siempre estarán ahí, en disfrutar de tus hijos, de tus padres, de tus hermanos, de tu novi@, por que en un segundo puedes encontrarte con su habitación vacía para siempre. Aprovecha todos los buenos segundos que pasas con ellos, por que en algún momento vendrá el segundo que haga que tu mundo se detenga y es solo en ese instante cuando desearemos retroceder para disfrutar más de el tiempo con nuestros seres queridos. Pero recuerda que no podemos retroceder en el tiempo, así que solo nos queda aprovechar y disfrutar de los buenos segundos para poder sobrellevar el segundo que nos marque de por vida.


Image and video hosting by TinyPic

3 comentarios:

  1. un segundo puede ser eterno o insignificantemente pequeño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Miguelo, puede ser ambas cosas. Gracias por comentar. Un saludo.

      Eliminar
  2. no somos conscientes del tiempo hasta que no ha pasado ese momento, y es entonces cuando queremos recuperarlo como sea ;)

    ResponderEliminar